Eutanasia

Como tema, es de difícil discusión, crea mucha controversia, en diferentes ramas, como la medicina, el derecho, en la religiosidad, en sí, es un tema social muy complejo, que aún no cuenta con una solución aceptable tanto socialmente como ética y moralmente.

En forma literal la eutanasia se conoce como: “Acción u omisión que, para evitar sufrimientos a los pacientes desahuciados, acelera su muerte con su consentimiento o sin él. En términos médicos, muerte sin sufrimiento físico” según el DRAE. Existen dos tipos: eutanasia pasiva, consiste en no administrar el tratamiento disponible a fin de que el paciente muera; eutanasia activa: consiste en poner el fin de la vida de una persona, que puede basarse a su deseo expreso o en una decisión de alguien con autoridad legal para ello.

Hay que tener en cuenta, que la discusión no es solo actual, es tan antigua como los griegos que eliminaban a los neonatos malformados, como Platón y Aristóteles que defendían la aniquilación de los elementos débiles de la sociedad, como Santo Tomás Moro con sus teorías sobre la eutanasia nunca aceptadas por la Iglesia, como los nazis que aniquilaban a la “raza inferior”, como el control poblacional y social “natural” que practican algunas sociedades tribales.

En nuestro país, la Sociedad Ecuatoriana de Bioética (SEB) dice que “hay que respetar la vida y sus procesos naturales”. De este modo, esta organización se encarga de orientar a los médicos y familiares de pacientes en coma vegetativo o en etapa terminal para determinar las condiciones de bienestar para ellos. Así sostienen: “Si una persona ha sufrido algún accidente o se encuentra en un estado vegetativo permanente, se le deben proporcionar todos los recursos necesarios para mantenerlo con vida. Sin embargo, no se pueden utilizar métodos desproporcionados para prolongar su vida, porque también prolongan su agonía”.

Como se conoce, la mayor parte de latinoamericanos, y por ende los ecuatorianos, son eminentemente cristianos-católicos, entonces, para esta sociedad, es difícil aceptar el hecho que a una persona se le quite la vida, ya sea por desconexión, o por sobre dosis de medicamentos, o el más utilizado, la morfina.

Así, Iglesia Católica dice: “Siendo la eutanasia la aceleración de la muerte con el fin de eliminar cualquier dolor, nadie puede pedir este gesto homicida para sí mismo o para otros confiados a su responsabilidad, ni puede consentirlo explícita o implícitamente. Se trata en efecto de una violación de la ley divina, de una ofensa a la dignidad de la persona humana, de un crimen contra la vida, de un atentado contra la humanidad”.

De esta manera, los médicos están orientados a salvar la vida humana: preservar la vida, aliviar el dolor y hacer que las personas fallezcan en condiciones dignas; así el código de ética médico, sostiene que, sobre eutanasia  los médicos no están autorizados para abreviar la vida de los enfermos; frente a un enfermo incurable, la misión es aliviar el dolor mediante los recursos terapéuticos del caso. Pero  este código contempla que, al determinar que la vida de un paciente está por acabarse, los médicos no están obligados a realizar acciones excepcionales para prolongar la vida a determinados tejidos.

Sin embargo, en los casos, que se encuentran indicadores clínicos instrumentales que revelan, que una situación es insalvable o son incompatibles con la dignidad de la persona, queda al criterio del médico y de los familiares suspender los procedimientos extraordinarios.

Además, los abogados, afirman que existe vacio un, en materia legal, que sentencie o defienda la eutanasia, sin embargo se cuenta con leyes, tanto para homicidio como para asesinato.  Por ende, el médico que decida llevar a práctica ese procedimiento será considerado como “asesino”.

Por los motivos antes mencionados, la eutanasia, vista de diferentes puntos de vista, cuenta con sus pros y contras.  Considero que nadie merece tener una agonía larga, ni un dolor insoportable, en los últimos momentos de vida, y menos aún vivir en un estado (vegetativo) en que seguramente no se va a sentir cómodo de vivir así.

 

María Belén Paladines

hermobel9190@hotmail.com

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: