LOS VIDEOJUEGOS EN LOS MENORES

Desde que se comenzaron a vender en la década de los años setenta, los video-juegos para televisor o computadora, se han convertido progresivamente en una distracción de utilización frecuente en la infancia, aunque muchos padres no han determinado con exactitud cuánto peligro hay en ellos.

Estos son en la actualidad el pasatiempo preferido de muchos niños, pero con  ventajas e inconvenientes. Los estudios realizados últimamente demuestran que aunque muchas veces se tenga una idea errada acerca de estos artefactos, en varios casos proporcionan herramientas necesarias para el desarrollo de un niño.

En este sentido, algunos puntos de apoyo al niño son: el razonamiento en juegos mentales o de estrategia, juegos en tercera dimensión que implican adquirir un dominio importante de la orientación en el espacio, como los conocidos juegos de plataformas o de aventuras en animación.

Aplicados en una medida razonable los videojuegos pueden favorecer la capacidad de concentración ante diferentes estímulos y juegos como simuladores o aventuras gráficas refuerzan la capacidad de los niños para resolver problemas cotidianos, buscando soluciones y respuestas a los mismos.

Pero hay que resaltar también los riesgos a los que los menores están expuestos, destacando: sobreestimulación, es decir, un exceso de exposición a los videojuegos que altera notablemente el sistema nervioso, provocando nerviosismo e irritabilidad.

Otro peligro también es el aislamiento, causado por la constante interacción que tiene el niño con el artefacto y que lo aleja por completo de las situaciones cotidianas del medio en que se desarrolla.

La disminución de la relación familiar y la pérdida de valores en los niños, son aspectos que deben tomar en cuenta los padres para alejar de sus hijos comportamientos como: la violencia, el irrespeto, machismo, venganza, entre otros.

Ruth Minga, Psicóloga Educativa, manifiesta que “no se trata de eliminar de la vida de los niños los videojuegos, el trabajo está en saber organizar el tiempo de ellos en diversas actividades que contribuyan a su desarrollo, y si uno de sus pasatiempo son los videojuegos, estar muy al pendiente de qué ven, el tiempo que lo hacen, y las reacciones que provocan en ellos”.

 

Existe una falta de información sobre los efectos a mediano y largo plazo del empleo de estos “inofensivos” juegos. Se debe tener claro que los niños desarrollan su visión del mundo, de la vida, del como socializar, reaccionar ante los demás, etc. hasta la edad de los 8 años, afirmándose hasta la adolescencia.

El peligro no son en sí los videojuegos, sino la forma excesiva en la que son utilizados y como en las nuevas generaciones estén reemplazando el contacto afectivo, que deriva en timidez, falta de confianza y soledad.

Fanny González, docente parvularia de la escuela “Alonso de Mercadillo” indica que estas distracciones tecnológicas están aislando por completo a los niños, alejándolos de sus tareas escolares e inculcando en ellos conductas preocupantes que  son aprendidas en estos juegos a los que un gran número de infantes dedica casi demasiado tiempo.

Por otra parte Cristina Reyes (nombre protegido), madre de familia, señala que todo este asunto se encuentra en manos de los padres, ya que son ellos los encargados de guiar a sus hijos por el camino que más les convenga y si detectan una reacción negativa ante estos artefactos, buscar el mejor camino para alejar a sus hijos de esto.

Un criterio un poco contradictorio lo tiene Diego Chávez, estudiante de nueve años, quien dice “los videojuegos son muy divertidos, puedo estar jugando muchas horas y no me canso, es lo que más me gusta hacer”.

Aunque no todo es malo en lo que respecta a videojuegos, es bueno tomar algunas recomendaciones como:

  • Los padres deben interesarse activamente en las actividades de sus niños, luego de salir de clases.
  • Ocupar el tiempo libre de los niños en actividades que fomenten la cultura o así también realizar la práctica de algún deporte.
  • Informar a los niños sobre los pro y contra del uso de videojuegos.
  • En casos extremos recibir ayuda profesional, visitando a un profesional en psicoterapia para ser ayudado.

 

Todo es bueno cuando se hace con precaución y medida, lo alarmante es que niños de apenas 5 años con un sistema emocional en formación asistan ya a lugares no apropiados con juegos de video altamente peligrosos.

 

Geovanna Salazar

geosalazarvallejo@gmail.com

 

Una respuesta to “LOS VIDEOJUEGOS EN LOS MENORES”

  1. Yo tengo casi 25 años y llevo “toda la vida” jugando a videojuegos y realmente a mi no me han hecho ni “bien” ni “daño”. El problema de esta generacion esta en que muchos padres por trabajo dejan a los niños con videojuegos como si fueran “niñeras” y asi el niño en cuestion no conoce valores morales ya que nadie se los enseña.

    Para mi los videojuegos son algo bueno y que se pueden usar para muchas cosas, mejorar habilidades fisicas (con juegos de Wii por ejemplo) agudizar la vision (esta demostrado que los videojuegos ayudan a la vista) y hasta podemos aprender idiomas (el ingles que yo se lo he mejorado mas jugando online con ingleses nativos que aprendiendolo en escuelas por profesores españoles).

    Como con cualquier cosa si se utiliza demasiado crea adiccion y puede ser dañino, pero esto es ya cosa de cada sujeto en cuestion, no del producto en si. Un saludo ^^

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: